El sector industrial panameño ha demostrado ser uno de los más dinámicos y resistentes, con la capacidad de volver a ser un eje dinámico de la economía nacional, por su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) y su dinamismo en la creación de empleo.